Mató a su novia, a su mejor amigo y se suicidó

October 24, 2017

¿Acaso fueron los celos, esos terribles sentimientos que nos pueden llevar a cometer locuras, o tal vez Michael Zamora vio algo que le hizo comprobar que su novia era el centro de un triángulo amoroso? Pero también cabe preguntar: ¿fue Zamora una víctima más de las fatídicas consecuencias que viven los soldados norteamericanos luego de participar en conflictos bélicos fuera de su país? Si es esto último, la historia se repite.

Michael Zamora, un sargento de la Fuerza Aérea de 30 años de edad, asesinó a su novia y a su mejor amigo y luego se suicidó. El asesino-suicida había participado en la guerra de Afganistán junto a Tristan Kemp. Ambos viajaron hasta Colorado para visitar a la novia de Zamora, Savannah McNealy, de 22 años, los cuales cumplió el dia de la tragedia. El sargento llevó a cabo el doble asesinato y posterior suicidio en el apartamento de la joven, donde también hirió a otra mujer. La policía sospecha de un posible triángulo amoroso.

Habría muchas preguntas y dudas sobre que llevó a Zamora a tan terrible acto, pero sin dudas que las causas más probables es que el soldado descubriera algo que le provocara celos, o que le permitiera comprobar con seguridad que su pareja lo engañaba con su mejor amigo. ¿Habría descubierto Zamora algún indicio de una posible traición y viajó a Colorado con premeditación para cometer el doble crimen? ¿O tal vez en este viaje, que se suponía era una divertida travesía, fue que descubrió la posible infidelidad?  El jueves 19 de octubre, los tres jóvenes salieron a divertirse, pero al regreso, Zamora no lo hizo en el mismo automóvil.

La patria y la milicia había unido a dos soldados, convirtiéndolos en grandes amigos; posiblemente el amor de una mujer hizo que se separaran para siempre. Queda la duda de si Zamora era una persona totalmente equilibrada luego de participar en una terrible guerra, pues hay muchas historias de soldados y ex soldados que el campo de batalla los marca. Hemos visto tragedia como la de Oklahoma, perpetrada por un ex combatiente, cuyo nombre quedó trágicamente marcado en la historia del terrorismo interno en Estados Unidos: Timothy McVeigh.

 

 

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS