Por una foto 49 años después pago su crimen

November 16, 2017

 

En algunos países latinoamericanos, para no generalizar, ocurren crímenes de sangre, asesinatos de todos tipos, y los mismo se quedan en el olvido. Por poner un ejemplo específico: República Dominicana. En este país hay asesinatos y otros trágicos sucesos, pero luego que transcurren dos días en la prensa, pasan al olvido y nadie se preocupa por quién mató y por qué. Así, hay cientos y cientos de muertes, desaparecidos y asesinatos que pasan al archivo de “no nos importa”.

Pero en otros estadios o países, la cosa es diferente. Es cierto que se quedan muchos asesinatos sin resolver y luego pasan al archivo de casos no resueltos (“”cold case), pero eso no significa que la policía, los investigadores y los fiscales no hayan hecho todos los esfuerzos necesarios (salvo algunas excepciones) para esclarecerlos. Esos casos no resueltos con mucha frecuencia son retomados por otros investigadores, por otros fiscales y, aunque pasen hasta 40 años, hay quienes siguen tratando de resolverlos.

Pero en Inglaterra esta vez no fue la tenacidad de los investigadores ni de ninguna autoridad que ayudó a resolver un asesinato ocurrido hace 49 años, sino que fue una foto publicada en el Facebood. Quien vio la imagen es hermano de la víctima, un niño de apenas 19 meses. Paul Booth no se cayó y se dio un golpe, como alego su padrastro David Dearlove, novio de la madre de la desafortunada criatura, sino que había recibido un golpe contundente en su pequeño cráneo. Al ver la foto, el cerebro de Peter Booth encendió la máquina del recuerdo y su mente vivió paso por paso, como el malvado David Dearlove había matado a su hermanito con un golpe contra una chimenea.

Además de haber matato a Paul, Dearlove había cometido todos tipos de abusos contra los Booth: Carol (la madre) y sus tres niños Stephanie, Paul y Peter. Entre los crueles abusos estaba la violación sexual por parte del cruel padrastro.

Luego del relato de Peter, Dearlove, a sus 71 años, irá a la cárcel, y aunque le quede poco tiempo de vida, deberá pagar por lo que hizo, un crimen y unos abusos que, más que la cárcel, merecen la hoguera, el fusilamiento u otro tipo de justiciera muerte.

 

 

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS