Ni adorando o alabando a Dios se está seguro en EU.

November 7, 2017

En junio del 2015 Dylan Roof, un supremacista blanco, mató a 9 personas, (todas de color negro) en una iglesia de Carolina del Sur. Hoy con apenas 24 años, el joven está condenado a muerte. En septiembre de este mismo año, hubo un tiroteo en una iglesia de Nashville, Tennessee, si se puede llamar suerte, allí solo hubo una persona muerta y 7 heridos, entre estas el atacante.

No bien, Estados Unidos no se repone de varios ataques terroristas, algunos con decenas de muertos y el último ocurrido en Nueva York, donde un hombre embistió a una multitud con un vehiculo, matando a 8 personas, el domingo hubo un nuevo tiroteo, esta vez en una iglesia baptista en Sutherland Springs, Texas. El saldo hasta ahora es de 27 muertos y decenas de heridos. Como en el caso de Dylan Roof, el perpetrador no podrá ser condenado a muerto, pues fue dado de baja por fuerzas policiales.

Ya el presidente y las autoridades manifestaron sus acostumbrados: “Estamos con ustedes”, “Dios está con ustedes”, “Estamos con los familiares de las víctimas”. Esas frases vienen a ser una especie de consuelo, mientras las autoridades y el pueblo estadounidenses ven cómo su país se desangra y cada a momento caen personas en ataques sin sentidos, propios de una sociedad que al parecer ya está perdiendo el asombro ante estos trágicos sucesos. Otra vez el titular acerca del control de ventas de armas de fuego volverá a los diarios, otra vez algunos grupos elevarán su voz y otra vez nadie devolverá la paz y ni eliminará la tristeza y el dolor de los familiares de los caídos.

En calles, en centro comerciales, en escuelas, en iglesias, en centros de trabajo, en cualquier lugar, la muerte podría estar acechando a los ciudadanos, pues el terrorismo doméstico en Estados Unidos cada dia se cobra más víctimas, sin que sea predecible o evitable, aunque las autoridades en muchas ocasiones han impedido grandes desgracias.

Mientras tanto, los estadounidenses seguirán amando las armas de fuego y hay quienes las tendrán al alcance para llevar a cabo estos trágicos y lamentables sucesos, puesto que, como dijimos en otra ocasión: el negocio de todos tipos de armas mortíferas está por encima de la vida.

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS