¡Muerte trágica: 159 horas extras de trabajo!

October 10, 2017

Imágenes: Imágen digital.Japan is as happy as it feels — miserable

En una película cuyo título en español es Fábrica de Locuras (“Gung Ho”, título original), en una fábrica de automóviles japoneses y americanos comparten trabajo. Ambas etnias se critican el sistema laboral, la comida, llegando hasta la música. Los japoneses critican la holgazanería de los empleados americanos, pero hay una escena donde el coprotagonista (Gedde Watanabe) le dice a su jefe japonés: “¡Ellos tienen razón, no estamos matando!”. La película, una comedia muy divertida, protagonizada por Michael Keaton, al final tiene un hermoso mensaje de superación para ambos grupos.

Esta introducción viene a propósito de la muerte de una periodista japonesa que falleció hace un año (es ahora que la noticia sale a la luz pública), luego de trabajar 159 horas extras en un mes. El “Karoshi” (exceso de trabajo) hizo que Miwa Sado de 31 años de edad, pusiera fin a su vida, reviviendo así las críticas a la cultura laboral de los nipones. “El Karoshi” comenzó a hacer estragos a partir del expansivo bienestar económico que en 1980 vivió Japón.

Imágenes: Imágen digital.Are You Working Yourself to Death? – Purple Clover

En Japón hay una elevada presión laboral, razón que lleva a muchos trabajadores a suicidarse, como fue el caso de la empleada de una empresa publicitaria, que en el 2015 se suicidó y dejó como mensaje en las redes que estaba destrozada física y mentalmente debido a su carga de trabajo.  ¿Su jornada laboral?: más de 100 horas a la semana. Matsuri Takahashi tenía apenas 24 años. Por este caso, el presidente de Dentsu, un gigante de la publicidad, tuvo que renunciar. El sonado caso obligó al gobierno japonés a retomar el tema del “Karoshi”.  Matsuri no fue la primera de Dentsu en suicidarse. Ya en 1991, Ichiro Oshima, también de 24, se había quitado la vida después de trabajar por 17 meses sin disfrutar de un día libre. Con el caso más reciente, el ministerio de trabajo se disponía a llevar a Dentsu a la justicia.

Imágenes: Imágen digital. fronton.gif teaser.fr

Trabajar siempre será necesario, pues es la más digna forma de ganarse el sustento. Tener un empleo puede resultar hasta placentero, pero hacer del trabajo una esclavitud y convertir a los empleados en verdaderos autómatas productivos no es lo ideal, aunque “don capitalismo” esté de por medio.

 

 

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS