Muerte en el quirófano de la belleza

October 27, 2017

Imágen digital .Surgeon in hot water for doing liposuction in a barn | Fox News

Emmy Duverge es la última víctima. Vino a la República Dominicana a someterse a una intervención quirúrgica, no para mejorar su salud, lucir mejor figura. Supuestamente la joven venía a hacerse una lipoescultura, pero, de acuerdo con sus familiares, el cirujano Emmanuel Mallol le practicó varias cirugías el mismo dia, las cuales le causaron la muerte.

Luego de intervenir a la mujer, según una tía de la víctima el hasta ahora doctor, no volvió a ver a la joven luego de operarla, y ni siquiera le contestaba los mensajes. Mallol inclusive había enviado a un equipo a recibir a la joven al aeropuerto. Emmy contactó al cirujano a través de las redes sociales, donde él mostraba imágenes de damas a las que había intervenido. Luego de ser operada, la paciente nunca más se recuperó. Fue llevada a varios centros de salud, muriendo al llegar al Centro Medico Integral. Los familiares de la difunta expresaron que el cirujano no tiene clínica propia, pues la suya le fue cerrada, debido a que hace unos tres años otra joven perdió la vida al ser intervenida por Mallol.

Imágen digital .Errores medicos.Sanar.org

La historia se repite, a cada rato en la prensa nacional hay casos similares al de Emmy Duverge. Se calcula que más de una decena de mujeres mueren al año en República Dominicana al someterse a cirugías estéticas.  Y lo peor del caso, es que nunca se ha escuchado que un médico carnicero, de esos que han matado pacientes, haya sido llevado a la cárcel o por lo menos haya sido inhabilitado de por vida para ejercer la profesión. No es solo el caso de este cirujano en el que se habla de más de una víctima.

Sin reglas, sin que el Ministerio de Salud Pública haga algo, sin autoridades ni castigo para estos carniceros, los cuales muchas veces no pueden demostrar que se hayan   graduado en reconocidas instituciones, a aquellas mujeres que quieren someterse a cirugías estéticas en República Dominicana no les queda más remedio que procurar ellas mismas acudir a profesionales reconocidos, a clínicas de renombre y de reputación, puesto que, buscando la belleza, pueden encontrar la muerte.

 

 

 

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS