Pagará sus crímenes con la muerta

November 8, 2017

Imageén Digital: Feilich spider image.jpg. SICB

En muchos países han existido las llamadas viudas negras. El nombre es asignado a aquellas mujeres que han matado a uno o más esposos, compañeros o relacionados. Su nombre es una analogía de la araña Latrodectus mactans, popularmente conocida como “viuda negra”, la cual suele devorar al macho tras copular con la finalidad biológico-evolutiva de asegurar el suministro nutricional. Generalmente, las   viudas negras asesinan por razones tales como interés económico, celos y rechazo. Las principales viudas negras han tenido protagonismo en Estados Unidos, Inglaterra, México, España, así como en algunos otros países de Europa y América Latina.

Llama poderosamente la atención la existencia de una viuda negra en Japón. Chisako Kakehi, de 70 años de edad, ha sido condenada a muerte por haber matado a tres de sus parejas e intentar asesinar a una cuarta persona. Para deshacerse de sus compañeros, Kakehi utilizaba cianuro. La viuda negra fue arrestada en 2014, un año después de la muerte de su cuarto marido. La asesina había amasado una fortuna con su macabro método. Antes de envenenar a los hombres, la fría mujer se percataba de que todos los papeles legales estuvieran en orden para heredar los bienes de los difuntos.

Aunque los abogados de la defensa alegaban que Kakehi padecía de problemas mentales, la fiscalía siempre mantuvo que ella estaba en su sano juicio y en plenas facultades para pagar por sus horrendos crímenes, por lo que podría morir en la horca. “No tengo intención alguna de esconder la culpa. (Hoy) me reiré y mañana moriré si me condenan a muerte”.

Chisako Kakehi se casó a los 24 años y junto a su primer esposo fundó una compañía de telas en la ciudad de Osaka. La empresa quebró cuando el hombre falleció. De ahí en adelante, la mujer utilizó el recurso de buscar pareja por internet y en sus mensajes   solicitaba maridos ricos. De esta forma conoció a unos 10 hombres, de los cuales heredaría unos mil millones de yenes, es decir, unos 8,7 millones de dólares.

El juicio de esta viuda negra ha sido largo y ha generado un gran sensacionalismo en Japón. Mientras tanto, es muy difícil que Chisako Kakehi vaya a perturbar a sus víctimas cuando viaje hacia la eternidad.

 

 

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS