La planta de la”juventud eterna”

September 13, 2017

El crecimiento y la edad para el cuerpo, no llega sola. Es común que a medida que las personas nos hacemos mayores, nuestro organismo produce cada vez menos nutrientes, hormonas y aquellos componentes necesarios para mantener en buen estado nuestra salud.

Un buen ejemplo de esto es el hierro, el cuál es un material indispensable para unir a los grupos hemos, ayudar en la formación de hemoglobinas y sintetizar los glóbulos rojos de la sangre. Todo esto con el fin de oxigenar la sangre, manteniendo nuestras células en buen estado. De no producirse este proceso, trae como consecuencia problemas estéticos y de salud.

Fatiga, anemia fragilidad capilar, debilidad general y vascular, ojeras, dolores, problemas en nuestro sistema inmune, uñas frágiles, daños en la piel son algunos de los distintos problemas que pueden generarse al no estar correctamente oxigenado nuestro cuerpo.

Por lo tanto el hierro cobra gran importancia en nuestra salud y consumirlo es el mejor remedio para prevenir problemas con la hemoglobina. Hay una planta que permite restaurar los niveles normales de hierro en el cuerpo en muy poco tiempo. Aquí explicaremos cómo.

Este remedio casero es muy eficiente

Cuando una persona padece un malestar conocido como anemia ferropénica, se suelen recetar  grandes cantidades de este mineral el cuál viene en presentaciones médicas como pastillas, grageas o suplementos vitamínicos así como en plantas muy verdes que usualmente consumes con ensaladas.

Sin embargo una planta denominada  como “planta de la juventud eterna” o más comúnmente conocida como la ortiga, es capaz de restaurar el hierro en el cuerpo que se perdió con los años, muy rápidamente mediante un saludable remedio.

Para prepararlo requieres:

  • Miel de abeja, unos 400gr
  • Semillas de ortiga 50gr
  • Almedras tostadas y molidas. Unos 100gr

La preparación es sencilla, simplemente debes mezclar todos los ingredientes y conservar en n recipiente hermético dentro de la nevera.

De resto queda consumir una cucharada ante de cada comida al día. Si consumes unas 3 cucharadas en un mes podrás notar una gran mejoría y resultados. El progreso puede ser un poco lento pero los resultados son garantizados y duraderos.

No olvides asistir regularmente al médico para prevenir cualquier otro síntoma o malestar y vivir plenamente.

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS