En RD estimulantes sexuales causan estragos

October 27, 2017

Cualquier medicamento puede matar a una persona por diversas razones, una de ellas es por el abuso, otra es que dicho medicamento tenga contraindicaciones o provoque efectos secundarios para cierto tipo de pacientes o consumidores. ¿Se imaginan entonces que comercialicen esos medicamentos falsificados y que puedan adquirirse sin receta médica?

República Dominicana es un paraíso para el crimen, y es un crimen vender medicamentos falsificados, pues los mismos, además de no curar o aliviar un mal, pueden empeorarlo y hasta matar a quien lo consume.

Un titular que reza que los estimulantes sexuales y los esteroides se venderán bajo receta médica. ¿Sera una medida efectiva, en una selva donde el gobierno no ha podido erradicar la fabricación, venta o importación de productos farmacéuticos falsificados.

Hace unos años, un dominicano de 25 años de edad, residente en Estados Unidos, vino su pueblo natal a disfrutar las navidades.  Junto a un amigo, había tomado mucho alcohol. A ellos se unieron dos mujeres. Las cuatro personas se dirigieron a un motel de los denominados cabaña. El joven murió en ese lugar, luego ingerir un estimulante sexual.

Otro hombre de 50 años murió mientras tenía relaciones sexuales con una dama. El individuo había tomado alcohol, una bebida energizante, y encima de todo eso, ingirió un estimulante sexual. Esos han sido casos reales, sobre los cuales la prensa se hizo eco, pero hay muchos otros sucesos que no salen a la luz pública.

Imágen digital. Google

 

Es difícil asimilar cómo una persona en plena juventud recurre estimulantes sexuales para tener sexo. Igual hay personas entrando a la tercera edad, que ingieren estimulantes sin tener conciencia de que a lo mejor su cuerpo no puede resistirlos. También hay que mencionar los esteroides, una especie de veneno mortal para aquellos que abusan de ellos buscando adquirir una musculatura al estilo Charles Atlas.

Es ahora cuando las autoridades se deciden a tomar medidas con respecto a la venta de estos tipos de productos, pero el solo hecho de que prohíban su comercialización sin prescripción medida, no evitará que aquel que desee utilizarlos los adquiera, pues estamos en un país donde las leyes no se cumplen y donde el que la viola no recibe sanción.

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS