¿Prepararías una escena que simule tu muerte?

November 8, 2017

Esta historia parecería extraída de un episodio de las famosas series norteamericanas CSI (Crime Scene Investigation), las cuales toman distintos nombres de acuerdo a las ciudades de su locación o comercialización.

María, mexicana. Ramón Sosa, puertorriqueño, ex boxeador de éxito muy limitado. El Abrió un gimnasio. Sosa había terminado una relación y tenía tres hijos. Un día en un club conoció a María, (Lulú) una profesora de kickboxing. Cada uno pensó que había encontrado a la pareja perfecta. Se convirtieron en novios y trabajaban juntos en el gimnasio. Ramón estaba loco con el trato que le daba María. Le hacía manicure, pedicure, le daba masajes en los pies y le cubría su espalda con aceite.

En el año 2010, Ramón y María se casaron y la mujer pudo legalizar su situación y hasta se hizo ciudadana americana. La pareja era sumamente feliz hasta que le vino una situación económica muy difícil.  En el 2015 María le pidió el divorcio. Pero Lulú atravesó una línea muy peligrosa: quería deshacerse de su esposo, pero no solo en papeles, sino también físicamente. Fue así como la mujer contrató a un hombre de nombre Gustavo, a quien pagaría 2 mil dólares por el trabajo. Para mala suerte de María, Gustavo asistía a las clases de boxeo de Ramón, y le contó todo el plan al entrenador. Ramón le pidió a Gustavo que concretara otra cita con su esposa y que llevara un micrófono puesto. María y Gustavo se encontraron y él le preguntó que si una golpiza a su esposo no era suficiente. Ella le dijo que no, que lo quería muerto y le entregó mil dólares por adelantado.

El plan de María ya estaba en curso, pero Ramón y Gustavo acudieron a la policía y allí le propusieron tenderle una trampa a la mujer. Ramón fue maquillado como quien recibe un disparo a un lado de su cabeza. Luego lanzaron su cuerpo a una fosa donde tomaron algunas fotografías. Ramón se desapareció por 3 días sin que tuviera contacto con nadie. Luego, un policía se hizo pasar por uno de los sicarios y tuvo un encuentro con Lulú, mostrándole las fotos. Ella sonrió, pero seguro que la sonrisa se le heló en seguida, pues la arrestaron. María Podría pasar 20 años en la cárcel.

 

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS