El verdadero peligro se llama: Trump vs. Kim Jong-un 

September 26, 2017

El verdadero peligro se llama: Trump vs. Kim Jong-un 

Imágenes: Imágen digital. Donald Trump Is Proving Too Stupid Foreign Policy.

Los huracanes, los terremotos y los tsunamis no son los más terribles peligros que acechan a nuestro hermoso y aún vivible mundo. Podrían ser dos elementos muy diminutos delante de esos poderosos fenómenos, pero tal vez con más poder destructivo. Se trata del cerebro de dos hombres: el de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos de América y el de Kim Jong-un, presidente de Corea del Norte.

Trump llama loco al presidente coreano, y éste llama desquiciado a Trump. Entre dimes y diretes, Jong-un dijo: “Domaré con fuego al viejo senil estadounidense mentalmente desquiciado. Esta fue la respuesta a las palabras con las que el presidente estadounidense se refirió para definir al mandatario coreano: “Un loco al que no le importa morir de hambre o matar a su pueblo”.

Imágenes: Imágen digital. Kim Jong Un Archives. Common Sense Evaluation.

En este caso no se trata de si la categoría de un huracán es 4 o 5, tampoco de los grados para medir la fuerza de un temblor de tierra, ni de la cantidad de metros de altura de las olas que provoca un tsunami. Hablamos de poderosas bombas, llámense nucleares, atómica o de hidrogeno, artefactos que en un abrir y cerrar de ojos podrían acabar con media humanidad. Mientras Trump amenazó en plena ONU (la cual nunca puede hacer nada para evitar las más fatídicas guerras) con desatar “fuego y furia” contra Corea si amenaza con armas nucleares a su territorio, la nación asiática dice  que logró crear una bomba de hidrógeno “más desarrollada”, que puede ser montada en un misil balístico intercontinental.

Imágenes: Imágen digital.Roasting Donald Trump. Creators.co.

Ambos se llaman locos, pero ni usted y yo sabemos cuál tiene más locura para presionar un botón nuclear que arrase con el Pacífico, con el Atlántico y hasta con todo el planeta. Mientras tanto los ciudadanos del mundo estamos en el medio, sin tener la potestad ni la decisión de parar a los locos que creen que el globo terráqueo les pertenece, y que pueden disponer de él cuando les venga en gana, amparándose en el poder destructivo de las armas nucleares, uno de los más contundentes mensaje que claramente indica que el hombre hace tiempo que perdió el juicio.

 

 

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS