Cuando las demandas no suplantan una vida

October 26, 2017

El 30 de noviembre se cumplirán 4 años del fatídico accidente que le costó la vida al actor Paul Walker, cuyo deceso impactó al mundo. La muerte del actor destapó una serie de conjeturas y conflictos relacionados con el accidente y el vehículo que conducía su amigo Roger Rodas, un Porsche Carrera GT. Los familiares de los dos fallecidos alegaron siempre que problemas mecánicos y de seguridad en el automóvil fueron los causantes del terrible suceso.

Imágen digital .Paul Walker Dead: Cause of Crash Under Investigation – ABC News

Los dos hombres se desplazaban a una velocidad calculada entre 128 a 150 kilómetros por hora, en una carretera de la ciudad de Valencia, California, la cual está ubicada a unos 70 kilómetros de Los Ángeles.

Los familiares de Walker demandaron a Porsche, sosteniendo que el actor quedó vivo luego del impacto del vehículo con un poste del tendido eléctrico, pero que no pudo deshacerse del cinturón de seguridad. Porsche sostenía que Walker asumió un riesgo y que debido a la velocidad perdió la vida. Por su parte, la viuda de Rodas trató de demandar a Porsche, argumentando que el accidente fue provocado por desperfectos en el automóvil. Aunque el caso nunca ha llegado a los tribunales, no significa que los familiares de los fallecidos tiraran la toalla en busca de lograr que el fabricante resarciera las pérdidas humanas, y por ello los abogados de ambas partes han estado en contante litigio.

Finalmente, Meadow y Porsche han arribado a un acuerdo fuera de los tribunales, el cual pone fin a las demandas.  No se conocen los detalles ni se menciona la cantidad de dinero que podría recibir la joven, pues Los términos son confidenciales por el momento, pero si se sabe que Meadow ha aceptado retirar la acusación de homicidio culposo contra Porsche.

Quién le diría al protagonista de Rápidos y Furiosos que encontraría el final de su existencia en un escenario muy relacionado con las películas que tanto éxito le dieron: corriendo a gran velocidad en un automóvil. El actor apenas tenía 40 años y un buen futuro por delante en la meca del cine. La saga Rápidos y Furiosos ha sido una de las más exitosas de las últimas décadas, y muchos extrañan el agradable y sonriente rostro, así como su buena actuación de Walker.

 

 

 

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS