Balas asesinas otra vez contra mujeres

September 27, 2017
balas asesinas - herencia

Imágenes: Imágen digital. Timisoara – the municipality pays. Occupy animals.

Cuando hay educación, quizás alcurnia, aristocracia y apellido, las herencias pueden terminar en los tribunales, con sonoros nombres de prestigiosos abogados de por   medio. Así los reclamos, pleitos y demandas tal vez se mantengan alejados de los medios. Cuando no se reúnen todas esas condiciones, cuando la herencia tal vez no alcance grandes fortunas y los que reclaman su parte tal vez no hayan recibido la debida educación y formación hogareña para saber y aceptar que la vida humana está por encima de cualquier bien o fortuna, entonces la repartición y los reclamos podrían terminar de mala manera.

Si uno de los herederos no está conforme, si tiene un arma al alcance, si cree que a balazos es una mejor manera de ganar el pleito, si se convence de que el alcohol es un buen aliciente para tomar valor, para escudar su cobardía en la supuesta “valentía” que a veces algunos buscan en la bebida, entonces la sangre podría teñir de rojo el ambiente. Fue lo que ocurrió en Sabana Grande de Boyá, una comunidad perteneciente a la Provincia Monte Plata, ubicada al este del país, donde hubo un tripe crimen.

Imágenes: Imágen digital. Foto: Diario http://difunde.com.do/

No sabemos de cuánto era la herencia, no sabemos quién la dejó y a quiénes les dejó qué, tampoco si hay suntuosos bienes y grande extensiones de tierra. Lo que sí sabemos es que Juan Alberto Santana Fernández asesinó a una sobrina, a un sobrino y a la esposa de este. Las tres muertes son lamentables, pero que dos nuevas mujeres caigan, en este caso a manos de un familiar cercano, es como para ponerse a pensar que quitarle la vida a una mujer en República Dominicana, se ha convertido en una especie de macabro deporte. A Juan Manuel Santana, a María Angélica Santana (22 años) y a María Nelly Olivo (27 años), Juan Alberto Santana les arrebató la más bella y sublime herencia: la vida. Pero él tampoco recibirá nada, pues terminó quitándose su propia vida.

No importa si es por una herencia, si es por violencia de género o a causa de la delincuencia común, hay que buscar la forma de que no sigamos engrosando la lista de mujeres que cada día pierden la vida violentamente en la República Dominicana. Si seguimos asi, quedaremos con una isla sin ellas, una isla vacia.

balas asesinas - herencia

Imágenes: Imágen digital. Más de 20 ideas increíbles sobre Do
. Pintrest

 

 

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS