17 Signos de que estás sufriendo acoso laboral y no lo sabes

October 26, 2017

Imágen digital Sexual Harassment Lawyer: What You Do after Molestation at. Attorneys Law Firms

En la actualidad las leyes protegen férreamente a las mujeres ya sea en su ámbito intrafamliar o laboral, pues la conciencia social colectiva ha ido comprendiendo que las féminas son el núcleo del hogar, pues en ella recaen responsabilidades como las de concebir a los hijos y de sostener en principio el nexo madre, padre e hijos que conforman a las familias.

Sin embargo, hoy por hoy siguen siendo víctimas de abusos por partes de los hombres, ya sean sus parejas o jefes, al quererlas hacer sentir menos o como el sexo débil, socavando su autoestima y habilidades de superación.

Es fácil identificar cuando se es víctima de maltratos constantes por parte de la pareja, pero a veces las mujeres no saber diferenciar cuándo están siendo vejadas por su superior, por uno u otra razón.

En este artículo te traemos varias señales que podrían alertarte en caso de estar siendo objeto de frecuentes tratos abusivos o acosos sexuales por parte de sus jefes y las circunstancias que lo rodeen.

Si alertas estos signos puedes estar en presencia de acoso laboral

Las siguientes conductas podrían determinarse como acoso laboral:

Acercamientos indeseados

Si alguien comienza a efectuar gestos o gesticula sexualmente puede estarse insinuando para tener algún tipo de relación sexual. Si el empleador se acerca a la empleada y le toca el cuello al tiempo que le susurra cosas al oído puedes estar en presencia de acoso laboral

Beneficios por favores íntimos

Son muchos los que siguen utilizando esta técnica para enganchar a sus víctimas, sobre todo las que tienen mayores necesidades y podrían estar más propensas a acceder al cumplimiento de deseos sexuales a cambio de una recompensa monetaria o de su crecimiento en la organización

Observar de manera sugestiva

Cuando un empleador mira a su presa sugiriendo deseos sexuales, este mismo método es el conocido como el callejero, el cual debe ser enfrentado por mujeres y niñas. Aquí no hay ningún tipo de contacto físico.

Gestos obscenos

Estos gestos fuertes implican una agresión a la mujer y también suele verse en las calles. Al igual que el anterior, no hay contacto físico.

Objetos o imágenes sugerentes al sexo

El hecho de mostrar cualquier tipo de contenido con carga sexual a una persona es señal de hostigamiento, pueden estar explícito en fotos, vídeos, caricaturas, calendarios, posters, entre otros.

Comentarios derogatorios

Efectuar observaciones explicitas que exalten alguna parte del cuerpo de la mujer, para convertirlos en chistes o epítetos sexuales, es inapropiado por parte del empleador.

Escritos con tinte íntimo

Si un jefe se presta para enviarle a su empleado alguna comunicación escrita, por medio de un dispositivo electrónico o copia impresa, cargada de contenidos sexuales o proposiciones está incurriendo en acoso.

Posturas físicas que implican acoso

Si sientes que te tocan injustificadamente, te asaltan o te bloquean el paso estarás frente a hostigamientos, pues se te presentan como posiciones dominantes y te hacen víctima de persecución y vejación.

Amenazas por negativas ante las invitaciones sexuales

Estas situaciones son penosas ya que el agresor usa su posición de poder para desprestigiar o afectar a su víctima por negarse a sus insinuaciones de corte sexual, aquí la agraviada puede perder su trabajo y mucho más peligroso ser objeto de violencia.

Hostigamiento en la calle

Los acosos callejeros son muy frecuentes en lugares públicos, estos van desde comentarios obscenos, hasta contactos físicos breves y molestos, incluidos ruios raros y amenazas.

Observaciones con tinte extraño o bromas obscenas

Los chistes de mal gusto o comentarios sexuales hacia una mujer constituyen un tipo de acoso, aquí pueden destacar indirectas, insinuaciones, abucheos y miradas fijas.

Insinuaciones o provocaciones respecto a la apariencia de la mujer

Hacer observaciones burlescas a cerca del cuerpo de una mujer es inapropiado, pues esto podría ir desde el hecho de destacar una perfección o imperfección de a anatomía de la víctima en cuestión.

Comentarios o insultos sexistas

Es cierto, los comentarios o insultos con tinte sexista también implican acoso sexual.

Mostar pornografía u otro contenido derogatorio

Exhibir contenido pornográfico u algún otra material que pueda ofender a quien esté observando puede convertirse en acoso.

Insistencia respecto a encuentros y citas

Si una mujer es invitada a algún encuentro de manera casual está bajo los estándares normales, pero si esto se vuelve constante y reiterativo frente a las múltiples negativas, estás siendo víctima de acoso.

Contactos físico forzados

Si el empleador toca a su empleada de manera inusual y está le muestra negativa, sin embargo a pesar de ello este continúa, entonces estamos en presencia de hostigamiento .

Violación a la privacidad de la persona

El confinamiento contra la voluntad de la mujer es penado, incluso cualquier acto que vulnere la privacidad de esta, como escuchar sus conversaciones privadas o tomar su celular para escrudiñar en sus cosas.

Ya sabes qué acciones te podrían poner en esta incómoda situación, así que permanece alerta y no dudes en acudir a las autoridades si evidencias que tu jefe se está pasando de la raya.

Comparte con tus amigas para que pueden estar alertas también.

 

ENVÍANOS TUS PREGUNTAS O DUDAS